Algunos insectos polinizadores (abejas, abejorros, sírfidos y mariposas) libando íntimamente las flores del cerezo por bulerías.

abeja melifera y abejorro bombus terrestres

Un entusiasta seguidor de este blog, Diego Frutos, compañero del IMIDA y conocedor de mi afición por la fotografía de insectos y, de forma muy especial, la de aquellos que mantienen relaciones intimas con las flores -los polinizadores- me dio la idea del presente reportaje fotográfico. Así que si les gusta tendrían que felicitarle a él y, si no les gusta, mejor dirijan los reproches al que escribe por no haber estado a la altura del tema propuesto. Diego lidera desde hace años un proyecto de I+D muy interesante, y con importantes resultados prácticos para el sector frutícola regional, sobre la introducción del cerezo en Murcia. Para el desarrollo de dicho proyecto cuentan con tres colecciones de variedades de cerezo ubicadas en zonas de climatología diferente: Jumilla, El Chaparral (Bullas) y La Alberca. En esta última, que está en el IMIDA y en mi pueblo, podría, me indicó Diego, fotografiar a distintas especies de distintos grupos de insectos. Así que durante el mes de marzo a raticos me acerque, cámara en mano, a los cerezos en flor y efectivamente la actividad polinizadora allí era frenética … ¡Qué maravilla!, ¡Homérico!

INCISO: La danza de abejas y abejorros al desplazarse de flor en flor es puro arte flamenco, puro arte por bulerías, y que mejor para ponerle música a esa relación tan intima y poética que la guitarra de Tomatito, que desde muy joven las mamó –las buelerías se entiende- acompañando el cante de Camarón de la Isla. Tomatito por bulerías (orilloronda, YouTube).

La flor del cerezo

El cerezo (Prunus avium) pertenece a la familia de las rosáceas al igual que melocotonero, ciruelo, albaricoquero o almendro que son también del género Prunus. Las flores, que tienen de 2 a 3 centímetros, forman haces denominados umbelas, en número de 2 a 6, y están rodeadas en la base por una corona de brácteas. La flor tiene cinco sépalos, cinco pétalos blancos obovados, un pistilo y numerosos estambres.

 

abeja melifera volando hacia la flor del cerezo

Al igual que, por ejemplo, el almendro no se autopolinizan por lo que necesitan que los granos de polen sean transportados desde los estambres de una flor al estigma de otra flor, lo que se conoce como polinización cruzada. Esta misión, como bien saben, corre a cargo fundamentalmente de los insectos polinizadores. Estos en su afán de conseguir néctar y polen de las flores, quedan impregnados en su cuerpo con polen, normalmente adheridos a celdas que tienen precisamente esta misión, y después se desprenden en otras flores alcanzando el gineceo, y produciéndose la fertilización. Entre los polinizadores destaca la abeja melífera, pero hay también otros, algunos de los cuales les muestro también a continuación como abejorros, sírfidos y mariposas, así como también alguno que más que polinizar las flores a lo que se dedica es a comérselas.

Abejas y abejorros

La polinización por abejas y abejorros (himenópteros) es la más conocida. Estos, como la mayoría de los insectos que visitan las flores, buscan néctar y polen. El néctar les sirve como alimento ya que tiene un alto contenido en azúcares, mientras que el polen lo transportan a colmenas o nidos, por lo general, en la scopa, que es como un cepillo de abundantes setas largas y que puede estar localizado en el abdomen; este es el caso, por ejemplo, de la abeja roja (Rhodanthidium sticticum). Otras especies presentan una estructura más especializada en las patas posteriores, denominada corbícula, como en la abeja melífera (Apis mellifera), o en el abejorro común (Bombus terrestris). Por cierto, la abeja Maya debiera ser la abejorro Maya porque su aspecto está inspirado en los abejorros del género Bombus. El tamaño de las distintas especies es variable, por lo general entorno a los 1 o 2 centímetros, siendo unas de las de mayor tamaño el abejorro carpintero (Xylocopa violacea), que tiene unos 2,5-3 centímetros de longitud y unos 4,5-5 de envergadura.

 

Rhodanthidium sticticum en la flor del cerezo
Rhodanthidium sticticum.
Rhodanthidium sticticum en la flor del almendro
Rhodanthidium sticticum.
Apis mellifera o abeja melifera en la flor del cerezo
Apis mellifera.
Apis mellifera o abeja melifera con gruesas corviculas
Apis mellifera.
Apis mellifera en la flor del cerezo
Apis mellifera.
Bombus terrestris volando hacia la flor del cerezo
Bombus terrestris.
Bombus terrestris en la flor del cerezo
Bombus terrestris.
Bombus terrestris libando en la flor del cerezo
Bombus terrestris.
Xylocopa violacea en la flor de la cereza
Xylocopa violacea.
Xylocopa violacea libando en la flor del cerezo
Xylocopa violacea.
Andrena fulva en la flor del cerezo
Andrena fulva.
Andrena fulva libando en la flor del cerezo
Andrena fulva.

Sírfidos

Los sírfidos son un grupo de insectos perteneciente a los dípteros, dentro del cual se encuentran también la mosca común, conocida también como la mosca cojonera. Tienen un aspecto muy semejante a las abejas y avispas; es fácil confundirlos. Estos insectos han evolucionado imitando a estas para advertir a depredadores de que son también especies peligrosas, aunque en realidad pueden ser inofensivas. Se distinguen de las abejas porque tienen las antenas muy cortas y los ojos muy grandes, y también porque sólo tienen dos alas, mientras que aquellos tienen cuatro. Sin embargo, esta última característica es difícil de identificar en vivo: si las alas las están batiendo es imposible contarlas, y si están posados los himenópteros suelen tener sus alas acopladas. Una especies común de este grupo es Eristalis tenax que es un buen polinizador, no sólo de árboles frutales sino, también, de plantas silvestres.

 

Eristalis tenax en la flor del cerezo
Eristalis tenax.
Eristalis tenax libando en la flor del cerezo
Eristalis tenax.

Mariposas

Los lepidópteros, o mejor conocidos como mariposas, son un grupo importante de insectos polinizadores, no tan eficientes como las abejas, pero cumplen su papel, además, con mucha elegancia. Las mariposas toman de la flor el néctar, para lo cual su aparato bucal es de tipo probóscide provista de una larga trompa, denominada espiritrompa, que se enrolla en espiral en estado de reposo pero que se estira para libar el néctar de las flores. Mientras succiona el preciado alimento el polen se fija en sus largas y delgadas patas o también en los pelos del cuerpo, y se depositará cuando está trajinando en otra flor. Ejemplos de estas son: Ipchiclides podalirius, Lasiommata magera, Pieris brassicae, Papillon Machain y Vanessa atalanta. Dentro de este grupo los más eficientes polinizadores son los esfíngidos y uno de los más llamativos es la esfinge colibrí (Macroglossum stellatarum) que recibe el nombre por la semejanza con los colibríes cuando visitan las flores.

 

Ipchiclides podalirius en la flor del cerezo
Ipchiclides podalirius.
Lasiommata magera en la flor del cerezo
Lasiommata magera.
Pieris brassicae en la flor del cerezo
Pieris brassicae.
Papilio machaon en la flor del cerezo
Papilio machaon.
Papilio machaon en la flor del cerezo
Papilio machaon.
Vanessa atalanta en la flor del cerezo
Vanessa atalanta.
Vanessa atalanta de la flor del cerezo
Vanessa atalanta.
Macroglossum stellatarum en la flor del cerezo
Macroglossum stellatarum.
Macroglossum stellatarum libando en la flor del cerezo
Macroglossum stellatarum.

Un comedor insaciable de flores

Oxythyrea funesta es un escarabajo que se alimenta de polen y néctar, y tiene en el cuerpo numerosas celdas a las que se adhieren los granos de polen, por lo que cabe pensar que es un buen polinizador. Sin embargo, su objetivo es comerse todos los órganos florales que se pongan a tiro de sus mandíbulas, por lo que lo podemos considerar más que un polinizador, un zampador de flores.

 

Oxythyrea funesta comiendo flores de cerezo
Oxythyrea funesta.
una parejad e Oxythyrea funesta copulando
Oxythyrea funesta. ¿Amantes?

Con tanta belleza y cooperación en esa relación intima -según los románticos- y mutualista -según los científicos-, que garantiza la fecundación de unas, las flores, y el alimento de otros, los insectos, lo normal es que el fruto, la cereza, sea excelente. Ya les contaré el resultado de ese trajín frenético en los cerezos de La Alberca; cuando llegue el momento, aún están verdes.

 

frutos verdes del cerezo

Saludos flamencos,

Deja un comentario

9 ideas sobre “Algunos insectos polinizadores (abejas, abejorros, sírfidos y mariposas) libando íntimamente las flores del cerezo por bulerías.”

A %d blogueros les gusta esto: