Cómo instalar una distribución GNU/Linux (Debian, Ubuntu, openSUSE, etc.) como máquina virtual con VirtualBox.

Las razones que nos llevan a instalar una distribución GNU/Linux como máquina virtual (sistema huésped) mediante VirtualBox en el sistema operativo de nuestra computadora (sistema anfitrión) pueden ser muy diversas: Probar una distribución determinada que no conocemos; o una versión en fase de desarrollo (beta por ejemplo) de la distribución que tenemos instalada; o, incluso, tener la distribución y la misma versión del sistema anfitrión para hacer algunas pruebas de configuración o trastear esto o aquello sin el riesgo de “destrozar” nuestro sistema principal; o, simplemente, para disponer de una determinada aplicación; o, etc.

En principio los pasos que tenemos que seguir en VirtualBox son comunes a todas las distribuciones, o al menos a la mayoría, salvo en lo referente al protocolo de instalación propiamente dicho de cada distribución, así como la instalación de los “Guest Additions” en el sistema huésped que puede variar según las distribuciones. También -el procedimiento de instalar una distribución como sistema huésped- es independiente de la distribución que tengamos instalado en nuestra computadora, en el sistema anfitrión. No obstante, a la hora de definir unos parámetros de la nueva máquina virtual sí es importante tener en cuenta las características de nuestra computadora en relación a memoria RAN, capacidad de disco duro, procesador, etc.

Así que lo expuesto aquí, que es el procedimiento que usualmente sigo, creo que vale para cualquier distribución GNU/Linux, o por lo menos, si no estoy en un error, para una gran parte. He trabajado con tres distribuciones que han sido tanto sistema anfitrión como huésped, concrétamente: Ubuntu/Kubuntu, Debian y openSUSE, y hace poco instale como huésped Scientific Linux. La tutorial la he preparado con la versión 4.2.x y en lo esencial valdría también para la 4.1.x.

1. Instalar VirtualBox

Es posible que ya tengas instalado VirtualBox y las “Extensión Pack”, entonces te puedes saltar este apartado. Si no es así, en este blog puede encontrar como hacerlo para Ubuntu/Kubuntu, openSUSE y Debian  (pica sobre el que necesites), y si tienes instalado Virtualbox pero no las “Extensión Pack” puedes seguir las indicaciones que vienen en cualquiera de los tres enlaces anteriores; su instalación es independiente de la distribución.

2. Crear la máquina virtual

Comenzamos abriendo Virtualbox y en el “Administrador” picamos en el botón “Nueva” para crear nuestra máquina virtual o sistema huésped.

2.1. Nombre y sistema operativo

En esta ventana tenemos que dar un nombre a la maquina virtual: En principio, lo suyo es dar el nombre da la distribución, con o sin el numero de versión (Debian 7 por ejemplo), así automáticamente seleccionara el “Tipo” (Linux) y “Versión” (hace referencia a la arquitectura de 32 o 64 bit). Por ejemplo, si escribimos openSUSE, seleccionará automáticamente Tipo: Linux y Versión: openSUSE, pero si picamos en el desplegable de “Versión” podremos seleccionar entre un sistema de 32 o 64 bits. En ese listado se contemplan unas cuantas distribuciones (Archi Linux, Debian, openSUSE, Fedora, Gentoo, Mandriva, Red Hat, Turbolinux, Ubuntu, etc., y también la opción Other Linux). No obstante, si la distribución que quieres instalar no está en el listado pero está basada en una de la lista, selecciona está última. Por ejemplo si queremos instalar Netrunner seleccionaremos Ubuntu. Netrunner está basada en Kubuntu y esta en Ubuntu. Si ponemos Kubuntu automáticamente pone Ubuntu; es demasiado evidente. Si queremos instalar CentOS o Scientific Linux que son distribuciones clon o bifurcación de Red Hat, seleccionaríamos Red Hat. Si pusiéramos un nombre distinto (Mi maquina virtual, por ejemplo) tendremos que elegir manualmente mediante los desplegables “Sistema operativo” y “Versión”. Sea como sea, finalmente “Siguiente”.

2.2. Tamaño de memoria

En esta ventana tenemos que definir la cantidad de memoria RAM que va a utilizar nuestra máquina virtual, lo cual depende en gran medida de la memoria RAN que tenga nuestra computadora. Tenemos que definir una situación de compromiso para que, por un lado, la máquina virtual trabaje bien y, por otro, no dejemos al sistema operativo principal con pocos recursos y no funcione correctamente. Esto además es muy importante si en algún momento tenemos que trabajar con aplicaciones a la par en ambos sistemas. Yo dispongo de 8 GB, y suelo asignar 3 GB a la máquina virtual, pero todo el sistema funcionaría también correctamente con 2 y con 4 GB. Si tienes 4 GB puedes asignar 2 o 1 GB y si tienes 2 GB puedes añadir 1 GB o 512 MB. No obstante, esté parámetro puedes cambiarlo después, cuando ya este funcionando el sistema huésped, y ajustarlo lo mejor que puedas según los recursos de la computadora. “Siguiente”.

2.3. Unidad de disco duro

Ahora tenemos que crear un disco virtual nuevo, que será el espacio reservado en nuestro disco duro, o en otro lugar, y que utilizará la máquina virtual. De las opciones seleccionamos “Crear disco duro virtual ahora”. La opción “Usar un archivo de disco duro virtual existente” utilizará un disco que ya creamos con anterioridad. Por ejemplo, cuando he actualizado a una versión nueva openSUSE desde cero y he vuelto a instalar VirtualBox, las máquinas virtuales que tenía creadas las recupero con esta opción. Claro está que estas están en una partición o disco distinto de donde tenía openSUSE. Picamos en “Crear”.

2.4. Tipo de archivo de unidad de disco duro

Aquí tenemos que seleccionar el tipo de archivo para el nuevo disco virtual. De las opciones que se nos presenta, y en base a lo consultado, he elegido siempre hasta el momento la primera: VDI (VirtualBox Disk Image), sin problemas. “Siguiente”.

 2.5. Almacenamiento en unidad de disco duro físico

En esta ventana podemos seleccionar entre un “Tamaño fijo” del disco virtual o “Reservado dinámicamente”. Este último irá creciendo según ocupemos espacio y sea necesario. No obstante, lee el comentario de la ventana. He usado las dos opciones anteriormente y en principio me ha parecido más práctico “Reservado dinámicamente”. “Siguiente”.

2.6. Ubicación del archivo y tamaño

En esta ventana tenemos que elegir en que lugar queremos guardar el disco duro virtual. Por defecto VirtualBox lo localiza en nuestro usuario (home/usuario) en un directorio que crea denominado VirtualBox VMs, pero podemos elegir otro lugar -picando en el icono de carpeta- o incluso otra unidad de disco, que es lo que yo hago y en concreto en una unidad extraíble.

Tenemos también que definir el tamaño del disco duro virtual, en principio durante la instalación del sistema huésped definiremos tres particiones: Raíz, Home y Swap; aunque también pueden ser sólo dos. El tamaño depende de la utilización que vayan a darle a la máquina virtual, si van a instalar muchas aplicaciones, o si van a guardar archivos en el disco virtual; personalmente nunca guardo archivos en la máquina virtual. Yo le suelo asignar 20 GB (por el momento no tengo problemas de espacio), pero con 10 sería suficiente. “Crear”.

3. Configurando la máquina virtual

Bien, una vez creada la máquina virtual tenemos que definir alguna configuración más, en el “Administrador” de VirtualBox. Entramos en “Configuración”:

3.1. General

Aquí tenemos tres pestañas, “Básico” en el que aparece Nombre, Tipo y Versión. En “Avanzado” Hay dos funcionalidades muy interesantes “Compartir portapapeles” y Arrastrar y soltar” que por defecto están “Inhabilitadas”, y que suponen poder copiar y pegar o arrastra y soltar entre el sistema anfitrión y el huésped pudiendo seleccionar varias direcciones; por lo general selecciono “Bidireccional”. No obstante, para que estas funcionalidades estén disponibles tendremos que instalar en el sistema Linux huésped los “Guest Additions”, lo cual trataremos para algunas distribuciones en otros artículos un poco más adelante.

3.2. Sistema

En la pestaña “Placa base” en “Orden de arranque”, por defecto está en primer lugar “Disquete”, lo desmarcamos y con las flechas de la derecha lo desplazamos hacia abajo, para que nos quede primero “CD/DVD-ROM” y después “Disco duro”.

En la pestaña “Procesador” por defecto selecciona 1 en “Los módulos del procesador”, yo siempre he puesto los 4 que tiene el procesador de mi computadora y ha funcionado muy bien. En mi caso da un mensaje de error pero informa que lo configurará automáticamente cuando presione el botón “Aceptar”. Este parámetro se puede cambiar posteriormente así que puedes probar opciones y elegir aquella con la que creas que mejor funciona la máquina virtual y el sistema anfitrión. “Aceleración” la dejamos por defecto.

3.3. Pantalla

En “Memoria de vídeo” pongo 64 MB. La aceleración 2D solamente esta soportada para Windows y la 3D realmente tampoco esta soporta; los dejamos sin marcar.

3.5. Audio

Por defecto está marcado “Habilitar Audio” y en mi caso “Controlador de audio anfitrión”: PulseAudio (el anfitrión es openSUSE); lo detectó automáticamente. Lo dejo como está.

3.6. USB

Si has instalado el paquete “Extension Pack”, estará marcado por defecto “Habilitar controlador USB” y Habilitar controlador USB 2.0 (EHCI). Si no es así tienes que instalar ese paquete como indicábamos en el apartado 1.

3.7. Carpetas compartidas

Aquí seleccionaremos las carpeta o carpetas, o unidades de disco en su caso, que queramos compartir entre los dos sistemas, anfitrión y huésped. No obstante, para que se puedan compartir carpetas tendremos que instalar “Guest Additions” en el sistema huésped y configurar el sistema para ello; el procedimiento puede variar de unas distribuciones a otras.

En cualquier caso aquí también lo tendremos que indicar. Picamos en el icono de la carpeta (derecha) y se abre una ventana, en “Ruta carpeta” picamos en el símbolo de la derecha (v) y picamos en “Otro”, se abre el navegador y seleccionamos un directorio o un disco duro fijo o extraíble. En “Nombre de carpeta” lo recomendable es poner el nombre de la carpeta o de la unidad y no otro, para no confundirnos posteriormente cuando configuremos la compartición en el sistema huésped. Podemos marcar “Sólo lectura” si es eso lo que preferimos y “Automontar” para que se monte automáticamente en el sistema huésped cuando arranquemos este.

Yo suelo compartir el segundo disco duro que utilizó sólo para datos (sdb1). Si repetimos la operación podemos definir otras carpetas compartidas. Una vez instalada la máquina virtual también podremos seleccionar directorios, o, en su caso, editar o eliminar alguno, picando en los iconos situados a tu derecha.

3.8. Almacenamiento, Red y Puerto serie

Estas opciones las dejo por defecto.

4. Instalación de la distribución GNU/Linux

Llegado a este punto podemos comenzar la instalación de la distribución deseada. Si el software de instalación lo tenemos en un CD o DVD lo colocamos en el lector de CD/DVD-ROM del sistema anfitrión. También podemos hacer la instalación directamente desde la imagen .iso que descargamos de la página oficial de la distribución. En el “Administrador” de VirtualBox presionamos en el botón “Iniciar”. Se abre una ventana que por defecto tiene seleccionado la unidad CD/DVD-ROM, pero si picamos en el icono de carpeta, justo a tu derecha, se abre un navegador y podemos indicar la localización de la imagen .iso. Yo suelo hacer esto último. Después nos lanzará algunos mensajes informando sobre la integración del ratón, aparecerá el asistente de instalación de la distribución y ya seguimos según sea esta. Por lo general un proceso sencillo.

En próximos artículos veremos como instalar las Guest Additions en el sistema huésped y cómo configurar el sistema para compartir carpetas entre el huésped y el anfitrión para varias distribuciones.

Saludos flamencos,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

17 ideas sobre “Cómo instalar una distribución GNU/Linux (Debian, Ubuntu, openSUSE, etc.) como máquina virtual con VirtualBox.”

A %d blogueros les gusta esto: